¿Piensas que tu casa está limpia? Algunos puntos obvios (y no tan obvios) podrían estar acumulando cantidades épicas de mugre y bacterias. Echa un vistazo a 10 de los imanes de suciedad y gérmenes de tu casa que no estás limpiando con tanta frecuencia y las mejores formas de higienizarlos y desinfectarlos.

1. La pelusa en la puerta de la secadora

Sacar la pelusa de la puerta de la secadora después de cada par de cargas puede no ser suficiente. Lava la puerta cada seis meses para mejorar el rendimiento de tu secadora y aumentar su vida útil. Simplemente usa agua tibia jabonosa y un cepillo de dientes, frótala suavemente y déjala secar durante la noche. Tu secadora será mucho más eficiente. Probablemente no lo sabías, pero esta es una de las cosas que no limpias con frecuencia en tu hogar, pero que deberías hacerlo màs seguido.

2. El lavavajillas

¿Por qué algo que lava con agua caliente y jabón necesita ser limpiado? Bueno, puede parecer extraño, pero esta es una de las cosas que no limpias con frecuencia realmente. Pequeñas porciones de comida, grasa y espuma de jabón pueden adherirse y depositarse en las esquinas de la máquina. A medida que pasa el tiempo, pueden hacer que tu aparato se vea y huela mal. Te sugerimos primero quitar y lavar el filtro, luego desodorizar y desinfectar el resto de la máquina. Espolvorea una taza de bicarbonato de sodio en el fondo de tu lavavajillas vacío, después, déjalo reposar durante la noche. A la mañana siguiente, agrega una taza de vinagre a la lavavajillas y hazla funcionar en el ciclo más caliente posible. Tu lavavajillas ahora estará limpio y sin olores.

3. Bobinas de la nevera

Una de las cosas que no limpias con frecuencia probablemente son las bobinas de la nevera. Pasar sólo 15 minutos cada seis meses limpiando las bobinas de tu frigorífico puede eliminar el 70% de las fallas de funcionamiento del mismo, extender su vida útil y mantenerlo funcionando con la máxima eficiencia. Cuando la suciedad y el polvo obstruyen las bobinas, éstas no pueden liberar el calor adecuadamente, haciendo que el compresor funcione por más tiempo y trabaje más de lo debido. 

Para una correcta limpieza de las bobinas de la nevera coge una aspiradora con un accesorio de cepillo pequeño y pásalo por las bobinas para eliminar el exceso de polvo. Recuerda desenchufar tu refrigerador antes de hacer esto y volver a enchufarlo una vez que hayas completado la tarea.

4. Fregadero

Los estudios han demostrado que hay más E. coli en el fregadero de la cocina que en el inodoro después de tirar la cadena. Impactante, ¿verdad? Por esto es que es muy importante no dejar el fregadero entre las cosas que no limpias con frecuencia. Las bacterias aman su atmósfera húmeda y se alimentan de las partículas de comida que quedan en los platos sucios y en el desagüe. Limpia el lavabo a diario con un desinfectante específico de cocina para matar todos los patógenos. La desinfecciòn de un fregadero es simple, crea una mezcla de una parte de alcohol con una parte de agua y rocía sobre el fregadero limpio. Tu fregadero quedará desinfectado y se secará rápidamente.

5. Cubo de basura

Los rastros de comida y líquidos pueden escapar de la bolsa de basura y contaminar el cubo. El interior de la tapa del cubo de basura es una de las cosas que no se limpian con frecuencia y esta falta de limpieza es culpable de la aparición de bacterias, moho y hongos. Usa toallitas desinfectantes en la tapa cada vez que saques la basura y limpia a fondo una vez al mes. Espolvorea bicarbonato de sodio en el fondo del recipiente, déjalo reposar por 10 minutos para desodorizar el cubo, rocía con un limpiador multiuso y limpia con una toalla de papel, luego enjuaga y seca.

lugares que no limpias tan seguido

6. Almohadas de la cama

Es probable que las almohadas de la cama estén entre las cosas que no limpias con frecuencia. Entre la piel muerta que se cae mientras duermes y la mancha de saliva ocasional, las almohadas deben limpiarse con frecuencia de modo que sean un lugar agradable para reposar la cabeza. La buena noticia: la mayoría son lavables en la lavadora. Para lavarlas, coloca las almohadas sintéticas de dos en dos en la lavadora, usa un detergente suave y realiza un ciclo pesado. Luego coloca las almohadas en la secadora en ciclo lento. Deja que se sequen hasta que no quede humedad en ellas para evitar el crecimiento de moho.

7. Manillas de las puertas e interruptores de luz

Todos tocan las manillas de las puertas y los interruptores de luz casi cada vez que entran y salen de una habitación, lo que los convierte en uno de los lugares más sucios del hogar y probablemente es una de las cosas que no limpias con frecuencia. Comienza a limpiarlos con un desinfectante no tóxico durante tu limpieza regular para detener la propagación de gérmenes; esto también ayudará a eliminar las marcas de la suciedad y la mugre. El vinagre blanco es un gran desinfectante no tóxico; aplica una pequeña cantidad a un trapo o una toalla de papel, dales una vuelta a las tapas de interruptores y pomos de las puertas como lo harías con las encimeras de tu cocina.

8. Teclado

Polvo, migajas, grasa y pegajosidad y quién sabe qué más puede tener este integrante de las cosas que no limpias con frecuencia. ¿Tus hijos usan tu ordenador? ¡Imagina dónde han estado esas manitas sucias! Algunos estudios han demostrado que los teclados tienen más bacterias que un asiento de inodoro. Para limpiar, comienza utilizando aire comprimido, lo que desalojar todas esas migajas y pelos de gato de entre los espacios. Sigue con la aplicación de un spray desinfectante, o simplemente alcohol, usando un paño.

9. Teléfono móvil

Cada pulgada cuadrada de tu teléfono celular tiene alrededor de 25,000 gérmenes, por lo que es más sucio que el plato de comida de tu mascota, la suela de un zapato y por supuesto, un asiento de inodoro. No es saludable que lo dejes entre las cosas que no limpias con frecuencia. Para limpiar tu teléfono móvil sin dañarlo, todo lo que necesitas son unas toallitas con alcohol antiséptico, que se pueden encontrar en cualquier farmacia y que vienen en paquetes individuales.

10. El mando de la televisión

Es posible que hayas escuchado que el mando de la televisión en una habitación de hotel típica es desagradable, pero el que está en tu propia casa no es mejor. La gente lo maneja constantemente, a menudo mientras come, tose y estornuda, lo que lo convierte en una de las superficies domésticas con más gérmenes y seguramente una de las cosas que no limpias con frecuencia. Un estudio encontró que la mitad de los mandos probados fueron positivos para los virus del resfriado. La forma más efectiva de limpiar un mando es usar las mismas toallitas con alcohol que utilizaste para limpiar tu móvil.

lugares que no sueles limpiar

Si no dispones de tiempo para limpiar la casa nosotros podemos ayudarte, en Limpiezasdecasas.es trabajamos con los mejores profesionales y tenemos todo lo necesario para realizar una limpieza total. Nos aseguramos de que puedas disfrutar de cualquier ambiente al 100% y no tengas que preocuparte por su desinfección y limpieza. Calcula el precio de limpieza del hogar sin compromiso a tu medida y disfruta de un entorno seguro, limpio y agradable.

quiero un presupuesto