La salud se extiende más allá de tu bienestar físico. También incluye el espacio que ocupas, especialmente tu hogar. Muchos de nosotros suponemos que, al barrer, aspirar y limpiar nuestros hogares con regularidad, tenemos casas saludables. Sin embargo, los riesgos pueden esconderse en los lugares más inesperados. Echa un vistazo para averiguar de qué estamos hablando.

1. Tu ropa de cama

Piensa en cuando compraste tu colchón. ¿Fue hace más de cinco años? Lo recomendable es reemplazar tu colchón cada cinco o siete años, o antes si no estás durmiendo bien. Los seres humanos pueden producir hasta 98 litros de sudor cada año, y estos fluidos tienen que ir a algún lado, lo que significa que generalmente terminan siendo absorbidos por tu colchón. Además del sudor diario y las células muertas de la piel, los alérgenos de las mascotas y las esporas de hongos transportadas por el aire también se depositan en el colchón con el tiempo.

Para renovar tu cama, reemplaza tu colchón por uno nuevo, preferiblemente de espuma que es naturalmente antimicrobiana y resistente a los ácaros del polvo. Mantén tu nueva cama en buen estado por más tiempo invirtiendo en una funda de colchón de calidad. Y no olvides tus almohadas. Se pueden encontrar hasta 17 especies únicas de hongos en una almohada de dos años. Si no puedes renovar tu almohada con regularidad, al menos colócala en la secadora como mínimo 30 minutos para matar los ácaros del polvo persistentes.

2. Tus filtros de aire

Muchos de nosotros damos por hecho el aire limpio y sin polvo que respiramos. Pero disfrutar continuamente de un hogar saludable requiere cierta diligencia. Dependiendo de los ocupantes de tu hogar y de si tienes mascotas, tus filtros de aire deben cambiarse regularmente.

Aquí hay una guía general para cambiar los filtros de aire:

  • Un hogar sin mascotas: cada 90 días.
  • Un hogar con una mascota: aproximadamente cada 60 días.
  • Un hogar con más de una mascota, aproximadamente cada 45 días.
  • Un hogar con alguien que tiene alergias, aproximadamente cada mes.
  • Para casas de verano o desocupadas, aproximadamente cada 6 a 12 meses.

Establece recordatorios para cambiar con regularidad los filtros de aire según sea necesario, y reducir la cantidad de polvo flotante y alérgenos que invaden tu hogar. Como una ventaja adicional, el reemplazo regular de tus filtros de aire ayuda a que los conductos funcionen de forma más eficiente.

Si tu frigorífico dispensa agua, no olvides reemplazar tu filtro de agua de acuerdo con las recomendaciones del fabricante. Además, asegúrate de verificar las instrucciones en cualquier filtro de agua que puedas usar, ya que deben reemplazarse cada dos meses o después de 160 litros, lo que ocurra primero.

verificar hogar saludable

3. Tu baño

No es de extrañar que el lugar en el que eliminas la suciedad de tu cuerpo contenga bacterias. Debido a la humedad de una ducha de agua caliente, el baño también es un lugar perfecto para el crecimiento de gérmenes. Las áreas a las que debes prestar especial atención incluyen:

  • El plato de ducha o la bañera
  • Desagües
  • Grifos
  • El suelo alrededor del inodoro
  • Toallas de baño
  • Cepillos de dientes

Puedes limpiar superficies con desinfectante diariamente y hacer una limpieza a fondo una vez a la semana. Si vas a cambiar tu cepillo de dientes, lo que se debe hacer cada tres o cuatro meses, recuerda que este cepillo viejo puede ser útil para limpiar espacios pequeños como desagües y grifos. También debes reemplazar las toallas de baño una vez por semana.

4. Tu cocina

Las áreas donde se almacenan o preparan los alimentos tienen más contaminación por bacterias y materia fecal que otros lugares en el hogar. Más del 75% de las esponjas y paños para platos pueden estar infectados con Salmonella, E. coli y materia fecal, en comparación con el 9% de las manijas para grifos del baño.

Los otros artículos de cocina que necesitan limpieza frecuente son:

  • Tablas de cortar
  • Cafetera
  • Frigorífico, especialmente las áreas en contacto con alimentos crudos y sin lavar
  • Fregadero de cocina y encimeras

Aquí hay algunos consejos para mantener estas áreas limpias:

  • Usa toallitas desinfectantes en el grifo, las superficies del frigorífico y la encimera.
  • Calienta las esponjas húmedas en el microondas por un minuto para matar las bacterias.
  • Remoja las esponjas en un litro de agua tibia con media cucharadita de lejía concentrada.
  • Cambia los paños de cocina algunas veces a la semana.
  • Lávate las manos antes y después de tocar o manipular alimentos.
hogar saludable

Si no dispones de tiempo para limpiar la casa nosotros podemos ayudarte, en Limpiezasdecasas.es trabajamos con los mejores profesionales y tenemos todo lo necesario para realizar una limpieza total. Nos aseguramos de que puedas disfrutar de cualquier ambiente al 100% y no tengas que preocuparte por su desinfección y limpieza. Calcula el precio de limpieza del hogar sin compromiso a tu medida y disfruta de un entorno seguro, limpio y agradable.

quiero un presupuesto