Una almohada es una de esas cosas que muchos olvidamos limpiar con regularidad, suponiendo que un protector de almohada o una funda la protegerá de todos los gérmenes y bacterias. Sin embargo, esto es un error. Tus almohadas y fundas albergan toda la piel muerta, chinches y otras bacterias espeluznantes. Es por esto que deben limpiarse con regularidad. Puedes seguir estos sencillos pasos y mantener a esos visitantes no deseados fuera de tus almohadas.

Consejos para lavar las almohadas

Paso 1: Instrucciones de etiqueta

Tu almohada siempre vendrá con una etiqueta de instrucciones. Antes de decidir lavar o secar la almohada, lee la etiqueta de instrucciones.

Paso 2: Lavado vs. Lavado en seco

Si tus instrucciones te aconsejan que solo seques la almohada en seco, no intentes lavarla solo para ahorrar un poco de dinero. Lleva tu almohada a la tintorería para que se encarguen del trabajo.

Paso 3: Lavado a mano vs. Lavado a máquina

Si vas a lavar tu almohada en la lavadora, intenta hacerlo en un ciclo separado sin ninguna otra ropa. Las almohadas siempre deben lavarse en el modo «delicado». Esto evita que pierdan forma. Las almohadas tienen diferentes rellenos y, por lo tanto, para obtener los mejores resultados siempre usa jabón suave y, si es posible, evita lavarlas con jabón en polvo. El jabón líquido suele ser la mejor opción. Cuando el ciclo de lavado haya finalizado, realiza el ciclo de enjuague por lo menos dos o tres veces más para asegurarte de que todo el jabón se haya ido por completo. Haz lo mismo con la función de centrifugar para eliminar la cantidad máxima de agua de las almohadas.

Si lavas las almohadas a mano, llena una tina de agua tibia con un poco de jabón líquido y algunas gotas de lejía. Sumerge la almohada completamente en el agua y cubre la bañera. Deja por alrededor de media hora. Luego, aprieta la almohada unas cuantas veces para sacar la suciedad. Enjuaga con agua corriente durante al menos 15 – 20 minutos, o hasta que sientas que la sensación jabonosa ha desaparecido. Coloca sobre una superficie plana para eliminar el exceso de agua.

como limpiar almohadas

Paso 4: Secado

Ya sea que laves las almohadas en una lavadora o las laves a mano, es importante asegurarte de tener una almohada completamente seca y esponjosa. Las almohadas requieren mucho espacio en la secadora, así que no coloques ningún otro artículo con ellas. Durante el ciclo de secado, sácalas un par de veces para escurrirlas con tus manos. Si planeas salir mientras están en la secadora, puedes agregar algunas pelotas de tenis o zapatillas limpias para hacer este trabajo. A medida que las almohadas se llenen, requerirán unos ciclos para secarse por completo. Una vez que sientas que están secas, dales algunos golpes para que recuperen la esponjosidad y déjalos en una habitación aireada y libre de humedad durante un día más o menos, ya que puede haber algo de humedad en el interior de la almohada que, aunque pase desapercibido, es un caldo de cultivo perfecto para el moho. Una vez que hayas terminado, estarás listo para usar tus almohadas nuevamente.

limpieza de almohadas

Si no dispone de tiempo para limpiar la casa en Limpiezasdecasas.es trabajamos con los mejores profesionales y tenemos todo lo necesario para que esto se cumpla. Nos aseguramos de que Usted pueda disfrutar de cualquier ambiente al 100% y no se tenga que preocupar por su desinfección y limpieza. Calcule el precio de limpieza del hogar sin compromiso a su medida y disfrute de un entorno seguro, limpio y agradable.

quiero un presupuesto